Mil litros de café y 2017 marcas en el papel

Posted on Jun 3, 2017

Nos alimentamos de paradojas
el piso siempre sucio de amores quebrados
migajas de tanto silencio
que nos encanta recorrer

Los atardeceres son expertos manipuladores
tiñen todo de nostalgia
Y a veces no hay Parque Mitre
ni Costanera
ni Plaza Torrent
ni litros de café
que aguanten nuestra angustia
Nos acorralan, despiadados

Y entonces hacemos ejercicios extraños y tristes
para no reventar como sapos

Como si escribir se tratara
de encontrar escondites
donde los dolores toman nuevas formas
pocas veces iluminadas
y por lo tanto salvajes
como una, vio.

La mujer de los ojos de cemento dirá que no
que el tiempo no es líquido
mientras se nos derrama por la boca
ensuciando todo
un charco de brea espesa, oscura
sucia y pegajosa
Los relámpagos desfilarán por mi balcón
intentando asustar a hombres hartos de ser nuevos

Pero a nadie asustan ya las tormentas
ni las que rugen en la desnudez de lo precario
Hay miedos peores, escupitajos, imágenes, ahogo
Miedos neoprimitivos

Reply